Madres solteras, famosas y valientes

0
25

Hace pocos días  Mónica Cruz, actriz española, lo dijo alto y claro: “voy a ser madre sola por elección”, quería ser madre y consciente de las dificultades que entraña retrasar en exceso la maternidad, decidió hacerlo sola, sin pareja, mediante un tratamiento de reproducción asistida y gracias a la solidaridad de un  donante anónimo.

Lo hizo tímidamente, como lo hacemos todas cuando por primera vez hablamos de una decisión tan importante en nuestra vida y que rompe las barreras de lo establecido. Y los medios también lo recogieron tímidamente, sin grandes aspavientos, lo que me hace pensar que en estos diez años de maternidad solitaria elegida, la percepción social de una familia monoparental, escogida o no,  ha cambiado mucho. Ya no somos solteronas, feas, mayores… No, los medios hablan de nosotras como mujeres independientes, que tienen claros los objetivos de sus vidas, con una vida social importante, profesionales, guapas, y sobre todo, emocionalmente estables.

Esa nueva percepción y que además avalan los muchos comentarios anexos a los artículos de los lectores de “valiente”, “me alegra mucho tu decisión”, “enhorabuena, te deseamos la mayor felicidad para tu nueva familia” dirigidos a Mónica Cruz, hace pensar en que aunque para instituciones, gobiernos, empresas o religiones sigamos siendo un colectivo a discriminar, la sociedad apoya con fuerza la decisión de cada cual a formar el modelo que familia que desee, independientemente de lo establecido como clásico. Y eso, a mí en particular, hace que me sienta plenamente satisfecha de que en la sociedad española convivan los diferentes modelos familiares sin mayores contratiempos.

Mónica comunicó su embarazo refugiada en su valentía y seguridad en sí misma, quizá para evitar las múltiples especulaciones de las que podría ser objeto por parte de los medios de comunicación que todos somos conscientes que no iban a descansar hasta adjudicarle un padre a su [email protected] Sin embargo, yo quiero ir más allá, y agradecer a Mónica ese otro objetivo de mayor repercusión social que ha tenido su noticia. Sin darse cuenta, Mónica se ha convertido en un gran apoyo para todas esas muchas mujeres que a diario se levantan deseando ser madres, que no tienen una pareja en ese momento, o que la tienen y no quiere oír ni hablar de la paternidad, y que nadan en un mar de dudas, de miedos, de indecisiones… Todas esas mujeres que a diario se comunican con la web de madres solas por elección (Masola.org) y que manifiestan sus inquietudes, su miedo a la toma de la decisión y que muchas de ellas, simplemente por miedo, no llegan a dar el paso. Yo sé, que Mónica Cruz, con su verdad, ha dado un empujón muy grande a muchas de nosotras y que su noticia ha tenido, por lo menos para mí, un gran valor social y ese es que dos, tres, cuatro, siete o diez chicas que desean por encima de todo ser madres, estén dando estos días el gran paso hacia su maternidad en solitario. Gracias Mónica por tu valentía, que como dije una vez no es la de ser madre sin pareja, sino la de vivir la vida y el sueño de vida que tú deseabas, máxime tú que por tu condición de actriz estás más expuesta que las demás a la opinión pública. Gracias en nombre de todas esas mujeres que en estos días, con tu verdad, están pidiendo cita en un centro de reproducción asistida o comenzando los trámites de una adopción u acogimiento de un pequeñ@, pese a que ahora esta segunda opción se esté complicando en demasía.

Facebook Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here